Inicio Noticias ¿Dónde crea empleo la economía española?

¿Dónde crea empleo la economía española?

Compartir

El mercado laboral español ha visto cómo la tasa de crecimiento del empleo se ha reducido en el segundo trimestre de 2019, debido a que el avance interanual ha sido del 2,4% aportando 460.800 ocupados, 0,8 puntos porcentuales por debajo el ritmo alcanzado durante el primer trimestre del año.

La clave para entender esta moderación en el crecimiento del empleo la encontramos principalmente en el sector de la construcción y también en diferentes áreas servicios. Con ello, según la última EPA, el mercado laboral español muestra una tasa de desempleo del 14%, la segunda más alta de la Unión Europea.

El sector de la Construcción ha visto que después de dos trimestres con avances interanuales por encima del 11%, este crecimiento se ha reducido hasta el 5% durante el segundo trimestre del año. Por la parte de servicios, ha retrocedido medio punto porcentual hasta alcanzar una tasa de crecimiento del 2,5%.

A falta de los datos desgranados por sección de actividad vinculados al segundo trimestre, en el primer trimestre del año el empleo se incrementó en 11 secciones de actividad y descendió en las 10 restantes.

El incremento más intenso lo vemos en la Educación, con 46.200 empleos (3,3%), junto con Actividades profesionales y científicas (24.800 empleos, 2,5%). En el lado opuesto, entre los descensos, el mayor lo registro la Hostelería (-86.900 empleos, -5,2%).

Pero si hacemos el análisis en términos anuales, el empleo se incrementó en 15 secciones, con mayor intensidad en la Construcción (129.500, un 11,2%), Educación (111.000, 8,4%), Comercio (85.900, 2,9%) y Actividades administrativas (67.100, 7,3%).

Si en vez de visualizar el análisis con valores absolutos, enfocamos en el análisis de la tasa de variación anual de los ocupados según la sección de actividad, el gran vencedor fue la sección de suministro de energía eléctrica gas, vapor y aire acondicionado con un avance del 24%. Seguido con un avance del 18% actividades inmobiliarias, Construcción con el 11,2% mencionado anteriormente.

La construcción de vivienda, la puesta en marcha de los correspondientes suministros, y la compraventa (negocio inmobiliario) tiene un nombre: Ladrillo. Por lo tanto, el proceso de reestructuración del PIB, tras la burbuja inmobiliaria, ha estado dando sus frutos en forma de contratación, lo que permite liderar en la creación de empleo. Si, como hemos visto, la construcción se frena, se detiene en gran medida la capacidad de crear empleo de la economía española.

Este avance tiene su explicación. Tras la intensa corrección registrada durante la crisis, la actividad del sector inmobiliario inició los pasos de la recuperación a comienzos de 2014. Si tenemos en cuenta la inversión real en vivienda, el aumento acumulado entre el cuarto trimestre de 2013 y el cuarto trimestre de 2018 fue del 45%, frente al 15% que aumentó el PIB en el mismo período.

En el lado opuesto, las denominadas industrias extractivas (minería y piedra natural), han experimentado una variación anual negativa del 6,7%, siendo la sección de ocupados que, en términos relativos, más ha retrocedido, aunque la variación absoluta sea ínfima con la pérdida de 2.600 ocupados.

Los datos de la EPA nos muestran que seguimos siendo un «país de camareros» con 1,58 millones de ocupados. Aunque es justo precisar que se trata de una actividad asentada que a día de hoy no crece especialmente con una variación anual del 1,41%, por debajo del crecimiento anual de ocupados situado en el 3,16% durante el primer trimestre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here